Cuentos y Azúcar

¡NUNCA TE PIERDAS UNA RECETA!

estaciones

Recetas

ingredientes

Carrot cake y coco

Quizás sea el pastel más popular en casi todas las cocinas y restaurantes del mundo y aunque se remonta a la Edad Media en el Reino Unido, hoy en día es el más conocido en USA.

El origen de las carrot cake, bizcocho o tarta de zanahoria te lo explico en otra versión de la misma y que puedes encontrarla en otro post de nuestro blog, carrot cake y jengibre.

Amor, creo que se puede decir que eso es lo que se siente en el primer bocado, es la alquimia culinaria la que entra en juego con este pastel.

Es un pastel equilibrado en su sabor y saludable por que todos los ingredientes que lo componen he intentado como siempre que sean lo más naturales posibles.

En este post te hablo de los beneficios de los ingredientes de este pastel:

 

 

Para mi no hay nada mejor que encontrar unas zanahorias cultivadas en huertos de producción ecológica y proximidad, su sabor es increíblemente dulce y te puedo asegurar que tanto naturales, cocinadas en cualquier plato, como horneadas, te transportan a otro planeta.

En cuanto a sus nutrientes, las zanahorias ecológicas contienen niveles de compuestos fenólicos más elevados que las de cultivo tradicional, además sus betacarotenos, que es el compuesto que les da el color anaranjado y el que nos proporciona la vitamina A, es imprescindible para formar la rodopsina, sus bastones son los responsables de la visión en condiciones de baja luminosidad.

Otro de los ingredientes que os introduzco en esta receta es el coco.

 

 

En mi casa somos fans del coco, además es muy beneficioso para la salud, por lo que cuando te lo encuentres en el super de forma natural, o en el herbolario seco, piensa cómo puedes introducirlo en tu dieta. El coco, contiene una gran cantidad de nutrientes esenciales para el organismo, y es muy buena opción para [email protected] [email protected] que necesitan una dosis extra de energía, tiene un alto contenido en minerales, hierro, potasio y calcio.

Los arándanos secos y naturales, con sus propiedades antioxidantes, su alto nivel de proanticianidinas que ayudan a reducir la adhesión de ciertas bacterias en el tracto urinario y esto beneficia a su vez la salud bucodental y como no, sus polifenoles que reducen los riesgos en enfermedades cardiovasculares,..

Las nueces, mejoran el desempeño de tareas que requieren habilidades motoras, debido a que aumentan la conexión entre neuronas gracias a los polifenoles y otros antioxidantes, tal y como probaron neurocientíficos de la Universidad de Boston (USA). Reducen un 30% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, ayudan a mejorar el humor, aumentando los niveles de serotonina; son super antioxidantes por encima de otros frutos secos como los cacahuetes, pistachos o almendras. Es recomendable tomar 7 nueces al día.

El extracto de nueces (una vez eliminada su fibra), tiene efectos protectores contra el estrés y muerte celular en enfermos de Alzhéimer. Y todo gracias a su contenido en ácido alfa-linoléico (ALA9. Un ácido graso omega-3 de origen vegetal.

Por lo que os animo a realizar repostería sin miedo, e incluirla en la dieta siempre de forma moderada y en el marco de unos hábitos de vida saludable.

Ingredientes:

2 tazas de harina para todo uso
2 cucharaditas de levadura en polvo
2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
2  y 1/4 cucharaditas de canela molida
1/8 cucharadita de sal
3 tazas de puré de zanahoria (puedes realizar el puré de zanahoria con Thermomix)
1 taza de nueces picadas gruesas
1 taza de coco rallado
½ taza de arándanos secos
2 tazas de azúcar de coco rallado
1 taza de aceite de girasol
4 huevos grandes

Decoración:

1l de nata montada
300 g de queso de nata
500 g de azúcar glas, solo sirve el azúcar glas de verdad porque lleva más almidón.
500 g de arándanos naturales bañados en almibar
150 g de coco laminado seco

Modo de hacerlo:

Comienza realizando el puré de zanahorias, en mi caso utilizo la Thermomix, ¿cómo proceder?: vierte en el vaso las zanahorias, medidas previamente por taza (medida americana) y trocea durante 8 segundos.

Echa 200 g de agua y programa 20 minutos, temperatura 200º C, velocidad 1. Cuando termine el tiempo y antes de triturar escurre todo el agua que pueda quedar , debe quedar espeso, no una crema y posteriormente tritura.

Reserva.

El siguiente paso, es hacer el glaseado y así cuando termines puedes ponerte a decorarla.

Primero, monta la nata y ve añadiendo el azúcar glas en forma de lluvia.

El último paso será cuando ya esté a punto casi terminada de montarse, añadir el queso crema (no te digo marca, pero busca el que más estabilizantes lleve). Introdúcelo en un bol en el frigorífico durante mínimo 2 horas.

Precalentar el horno a 180º

Mezcla el aceite de girasol con el azúcar de coco, también en la Thermomix, cuando consigas una textura cremosa, incorpora las yemas una a una sin dejar de batir y la zanahoria hecha que dejaste reservada anteriormente. Reserva.

**El azúcar de coco, es un tipo de azúcar que se obtiene por el calentamiento de la flor del mismo. Tiene aroma caramelizado y no sabe a coco. Reemplaza fácilmente al azúcar blanco por lo que podrás utilizarlo en tus recetas de repostería y no tendrás que variar las cantidades que te indique. Entre los nutrientes que nos aporta se encuentran: las vitaminas del grupo B, el fósforo y el magnesio. Pero sus principales cualidades, son su bajo contenido en fructosa y que su índice glucémico es muchísimo menor que en el del azúcar blanco. Por lo tanto su ingesta no provocará aumentos de insulina significativos y la energía que aportará será más estable.

En otro recipiente bate las claras, para batirlas, en mi caso utilizo la Kitchenaid. Una vez montadas las claras, añade 1/4 de la totalidad a la mezcla anterior y de forma envolvente mezcla de abajo hacia arriba todo el compuesto, continua añadiendo poco a poco el resto de las claras de la misma forma. Por último, incorpora el resto de los ingredientes; harina, bicarbonato, levadura química, canela, coco, todos previamente tamizados. Por ejemplo, puedes añadirlo en tandas de tres y volver a mezclarlo de forma envolvente con la crema anterior.

Tienes que obtener una masa homogénea y sin grumos.

Añade en el último momento los arándanos y las nueces picadas gruesas, para que no se bajen al fondo del recipiente.

Viértela en un molde previamente engrasado y hornea durante 45 minutos a 180º C.

Desmolda y deja se enfríe a temperatura ambiente.

A continuación y una vez frío, lamina el bizcocho en partes iguales y desmóntalas, yo me coloco unos palillos para que me sirvan de guía y así volver a incorporar las distintas partes del bizcocho en el mismo sitio. El grosor de las partes no debe superar 2 cm como mucho. Pero si tienes diferentes mondes bajitos para hornear por partes, no tendrás que laminar. Eso sí, procura que la parte que corresponde a la crema no sea extremadamente gruesa.

Para rellenar y decorar:

En una base giratoria, pon un poco del chantilly, para que luego puedas elevar el pastel sin dificultad.

Pon el primer bloque de bizcocho y rellénalo con una manga pastelera y boquilla circular o la que tengas, ¿porqué de ésta forma? por que siempre quedará la misma medida. No más de 1/5 cm.

Así sucesivamente, hasta terminar de colocar los bloques de bizcochos.

Aplica también en la parte superior de la misma manera y por el contorno de la tarta, o bien lo haces con espátula o con boquilla para tener como te digo el mismo grosor o con espátula, dejas todo bien cubierto y luego existe una herramienta para mí mágica que son los scraper alisadores de contorno ajustable con tornillos, para un acabado realmente profesional en tartas. Aunque si eres muy apañ[email protected] lo puedes realizar sólo con espátula.

¡A disfrutar!

 

 

 

 

 

Compártelo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 1 =

EnglishFrançaisEspañol