Cuentos y Azúcar

¡NUNCA TE PIERDAS UNA RECETA!

estaciones

Recetas

ingredientes

Carrot cake y jengibre

Hoy te traigo una versión de carrot cake, diferente pero increiblemente sorprendente y ¡saludable!.

La zanahoria se usa en pasteles desde la Edad Media por su dulzor, como sustituto del azúcar y aumentó su consumo sobretodo en el Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial. Podemos considerarlo como un pastel viajero, pues migró a EEUU, donde actualmente es un postre habitual.

Y el jengibre, un proverbio indio dice que «Todo lo bueno se encuentra en el Jengibre». Y tiene razón, averigua cómo puedes introducirlo en tu dieta.

Te puedo asegurar que los ingredientes que te propongo en esta receta no pasarán desapercibidos.

Ingredientes:

2 tazas de harina para todo uso
2 cucharaditas de levadura en polvo
2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
2 cucharaditas de canela molida
Una pizca de sal
3 tazas de puré de zanahorias
1 taza de nueces picadas gruesas
½ taza de arándanos secos
20 g de jengibre cristalizado picado
2 tazas de azúcar
1 taza de aceite de girasol
4 huevos talla L

Decoración:

Jengibre cristalizado picado en trocitos gruesos, casi en polvo y bañar el bizcocho con el almíbar restante de haber realizado la confitura del jengibre.

 

Modo de hacerlo:

En primer lugar comienza ha realizar el puré de zanahorias, en mi caso utilizo la Thermomix, ¿cómo proceder?: vierte en el vaso las zanahorias, medidas previamente por taza (medida americana) y trocea durante 8 segundos.

Echa 200 g de agua y programa 20 minutos, temperatura 200º C, velocidad 1. Cuando termine el tiempo y antes de triturar escurre todo el agua que pueda quedar , debe quedar espeso, no una crema y posteriormente tritura.

Reserva.

Precalentar el horno a 180º

Mezcla el aceite de girasol con el azúcar, también en la Thermomix, cuando consigas una textura cremosa, incorpora las yemas una a una sin dejar de batir y la zanahoria hecha que hemos reservado anteriormente. Reserva.

En otro recipiente bate las claras, para batirlas y poder hacer todo el trabajo a la vez, puedes utilizar otro robot de cocina, en mi caso la Kitchenaid. Una vez montadas las claras, añade 1/4 de la totalidad a la mezcla anterior y de forma envolvente mezcla de abajo hacia arriba todo el compuesto, continua añadiendo poco a poco el resto de las claras de la misma forma y por último incorpora el resto de los ingredientes; harina, bicarbonato, levadura química, canela, todos previamente tamizados. Por ejemplo puedes añadirlo en tandas de tres y volver a mezclarlo de forma envolvente con la crema anterior.

Tienes que obtener una masa homogénea y sin grumos.

Añade en el último momento los arándanos, el jengibre troceado y las nueces picadas gruesas, para que no se bajen al fondo del recipiente.

Viértela en un molde previamente engrasado y hornea durante 45 minutos a 180º C.

Desmolda y deja se enfríe a temperatura ambiente.

A continuación glasea el bizcocho con el almíbar obtenido de la confitura del jengibre cuando esté caliente (si no es imposible, pues se convierte en un caramelo denso) y posteriormente agrega el jengibre cristalizado picado (picadora) en trocitos muy pequeños, casi polvo.

 

 

¡A disfrutar!

 

 

Compártelo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 1 =

EnglishFrançaisEspañol