Cuentos y Azúcar

¡NUNCA TE PIERDAS UNA RECETA!

estaciones

Recetas

ingredientes

Cotton Cheescake de limón

Cotton Cheescake de limón

Cotton Cheescake o Cheeasecake japonesa se elabora en Japón desde 1948. La clave de esta tarta, está como en otros postres de la gastronomía japonesa, en la ligereza de su textura y sabor, aunque en este caso la he añadido ralladura de limón.

Con espíritu Zen  y convertida en una obra de arte que esconde maestría en la técnica que se utiliza, detrás de su sencillez. Esta versión japonesa de Cheescake es menos dulce, menos contundente y mucho más esponjosa.

Como aportación nutricional de la Cotton Cheescake o Cheeasecake japonesa es que contiene menos azúcar y calorías que la receta tradicional. En cuanto a minerales te encuentras con una saludable aportación en calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio y como valor vitamínico lleva consigo los siguientes grupos: A, B1, B2, B3, B12 y C.

Merece la pena este snack.

Ingredientes:

3 huevos
Ralladura de 1 limón
130 g de queso crema
85 g de leche g de mantequilla
25 g de harina de repostería
10 g de harina de maíz o almidón de maíz
100 / 120 g de azúcar

Modo de elaboración:

El proceso de elaboración es muy importante para poder realizar esta Cheescake.

Hierve agua previamente en un recipiente, aproximadamente 700 ml .

Precalienta el horno a 160 º C .

Comienza por separar las yemas de las claras y lleva estas últimas al frigorífico.

Mezclar las yemas de huevo junto con la ralladura de limón y bate con unas varillas metálicas manuales.

En el recipiente con agua hirviendo, calienta al baño María, el queso crema junto con la leche, derrite el queso e intégralo y posteriormente agrega la mantequilla, apaga el fuego cuando la mantequilla esté un 90% derretida, apartándola del calor para evitar que a la mantequilla le aumente la temperatura, pon el recipiente en una superficie fría para que baje la temperatura del mix.

Agrega la mezcla del queso, la leche y la mantequilla a las yemas batidas anteriormente con la ralladura de limón y bátelo suavemente con las varillas manuales metálicas.

Incorpora tamizando la harina de repostería, más la harina de maíz o almidón de maíz, mezcla todo el mix suavemente hasta que quede totalmente integrado.

Saca las claras del frigorífico y móntalas casi como en la técnica de merengue francés, yo utilizo las varillas eléctricas Kitchenaid5KHM511OEWH

Divide el azúcar en tres lotes e incorpora cada vez, en forma de lluvia.

Añade la primera tanda cuando las claras hagan un poco de espuma y estén blanquitas, pero sin montar y continua batiendo, añade la siguiente tanda de azúcar y continúa batiendo, verás que las claras van haciendo su merengue y en la última tanda de azúcar, bate hasta que obtener un merengue suave, no duro, que levantes las varillas de batir, se estire y se mueva como temblando, sin gotear.

Divide el merengue en tres lotes y añade a la mezcla anterior los dos primeros lotes, moviendo suavemente de arriba abajo con unas varillas metálicas sin levantar espuma solo integrando los ingredientes. El último lote de merengue, mézclalo con una espátula de silicona suave, nuevamente sin levantar espuma.

Utiliza un molde desmoldable en la base de no más de 20 cm y fórralo por partes con papel de horno o sulfurizado, primero haz el círculo inferior y aparte haz un rectángulo que cuando lo introduzcas en el molde dé la vuelta completamente, debe sobresalir por encima del molde unos 8/9 cm.

Posteriormente introduce el mix en el molde elegido y con un palillo de brocheta remueve suavemente para no levantar espuma y por si ha quedado algo de aire o algún grumito. Pasado un minuto aproximadamente coge el molde con ambas manos y dá tres golpes secos de arriba, hacia abajo para poder eliminar cualquier tipo de burbuja que haya podido quedar.

Por último, coloca el molde con el mix, dentro de otro molde más grande y estos dos a su vez en un molde rectangular al que debes añadir el agua hirviendo (la cocción va a ser como un baño María en el horno).

Introdúcelo en el horno previamente precalentado a 160º C durante 20 minutos y hornéalo durante al menos 40 minutos, comprueba con un palillo de brocheta hasta que este salga limpio.

*No saques del horno inmediatamente la Cheesecake, déjala que asiente sin el horno apagado, al menos 5 minutos. Tendrás que sacarla sin que esté dura, es decir debe hacer un movimiento tambaleante.

Cuando la desmoldes retíra el papel suavemente.

Como decoración puedes utilizar azúcar glas, también admite nata, helado y en éste caso he utilizado, unas manzanitas Rocky glaseadas con jarabe de manzana.

 

¡A disfrutar!

 

 

 

 

 

Compártelo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =

EnglishFrançaisEspañol