Cuentos y Azúcar

¡NUNCA TE PIERDAS UNA RECETA!

estaciones

Recetas

ingredientes

Crumble de higos frescos y manzana

Crumble de higos frescos y manzana

Lo primero que hago nada más llegar a mi jardín en estos días de septiembre es tocar nuestra higuera y ver como van madurando sus maravillosos higos, es magnifico estar en contacto con la naturaleza, es pura energía e inspiración; de ahí desarrollé la idea de porqué no crear un crumble de higos frescos y manzana, ingredientes ambos de temporada e introducirlos en un recipiente que lo pudieses abrazar con tu mano, un ramekin.

A partir de septiembre las manzanas de temporada son las Golden, de color amarillo, sabor suave, perfumado y la Royal de pequeño tamaño, de color rojo anaranjado y particular sabor dulce, yo me he decantado por esta última.

El valor nutritivo de ambos ingredientes:

¿Qué nos aporta la manzana?

Es una fruta rica en azúcares, mayoritariamente fructosa y en menor proporción glucosa y sacarosa. Las extraordinarias propiedades dietéticas que se le atribuyen a esta fruta, se deben a los elementos fitoquímicos que contiene más que a su contenido en nutrientes. Algunos de ellos, como flavonoides y queracitina, tienen propiedades antioxidantes. Entre sus minerales destaca el potasio

Además de comerla cruda, que es la mejor manera de aprovechar al máximo sus nutrientes, también se puede degustar en compota, rallada, asada, en jugo, en bebidas como la sidra… Si se toma con piel es una fuente nada despreciable de fibra, útil para paliar el estreñimiento, mientras que si se consume rallada y oscurecida, combate la diarrea.

¿Qué nos aportan los higos?

El componente principal del higo es el agua.

Aporta de energía natural, es un magnífico reconstituyente; su consumo es muy recomendable para personas que realizan deporte habitualmente, además nos aporta sales minerales que perdemos en el ejercicio deportivo.

Su contenido proteico no es alto pero, presenta todos los aminoácidos esenciales.

Aun siendo una fruta rica en hidratos de carbono y azúcares posee gran cantidad de fibra por lo que produce una importante sensación de saciedad y además favorece el tránsito intestinal.

También es una fruta que contiene diferentes minerales como el calcio, el fósforo y el magnesio, es destacable la presencia del potasio.

Gracias al aporte de calcio, es maravilloso para nuestros huesos por lo que mejora la densidad de los mismos.

Ayuda a nuestro corazón, controlando la hipertensión gracias a los oligoelementos (fibra, potasio y magnesio).

Tiene un gran poder antioxidante, aportado provitamina A o betacarotenos, que se transforma en el organismo en vitamina A.

Te invito a realizar este delicioso crumble de higos frescos y manzana

Ingredientes :

6 higos
2 manzanas Royal
40 g de mantequilla
60 g de azúcar moreno
1 vaina de vainilla
40 g de nueces peladas
1/2 limón
1 cucharadita de canela molida

Ingredientes para el crumble:

80 g de mantequilla
80 g de azúcar
100 g de harina
40 g de almendras molidas

Elaboración:

Pela las manzanas, pártelas por la mitad y retírales el corazón y las semillas. Córtalas en dados y rocíalos con unas gotas de zumo de limón para evitar que se enegrezcan.

funde 40 g de mantequilla en una sartén a fuego suave, añade los dados de manzana y rehógalos 1 minuto, removiendo. Espolvoréalos con el azúcar moreno y la canela, agrega las semillas de la vaina de vainilla y cuece 5 minutos, removiendo de vez en cuando para cocer la fruta de forma uniforme.

Aparta del fuego e incorpora las nueces ligeramente troceadas y los higos cortados en trozos pequeños. Remueve y reserva.

Para hacer el crumble, corta la mantequilla en daditos y disponlos en un bol, para que el crumble quede perfecto, es importante elaborarlo con la mantequilla bien fría y unirla rápidamente al resto de los ingredientes, la harina tamizada, la almendra molida y el azúcar, sin sobrecalentar la mezcla y debes formar una masa de textura arenosa.

Mezcla el crumble con 1/3 de la mezcla de manzana e higos y reparte el resto en cuatro ramequines o recipientes refractarios individuales.

Cubre con el crumble y cuece en el horno, precalentado a 180º C, durante 10-15 minutos, o hasta que la superficie empiece a dorarse. Retira y deja que se entibie antes de servir.

*También puedes preparar el crumble con higos secos y disfrutarlo durante todo el año.

 

 

 

 

Compártelo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =

EnglishFrançaisEspañol